Día Mundial de la Acción frente a la Desertificación y la Sequía

  • By
  • 0

La Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1995 decidió proclamar el 17 de junio “Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía”. La fecha recuerda la aprobación de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación y Sequía. En todo el mundo, aproximadamente 3.6 mil millones de hectáreas están afectadas por la desertificación, que representa el 25% de la superficie terrestre. Este año recordamos la fecha destacando la relación entre la degradación de las tierras y la migración debido a que la degradación, la inseguridad alimentaria y la pobreza son causas de la migración que impiden el desarrollo sostenible.

 

Entendemos como desertificación a la degradación de las tierras en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, como resultado de diversos factores como las actividades humanas y las variaciones climáticas. En nuestro país, este problema influye en la seguridad alimentaria y en la pobreza de las zonas afectadas por la desertificación, requiriéndose el desarrollo de prácticas de manejo sostenible de las tierras, como la reforestación, forestación, siembra y cosecha del agua, microreservorios, riego tecnificado, captación de agua de neblina, entre otros.

 

El Perú cuenta con la “Estrategia Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía 2016 -2030”, aprobada por el Ministerio del Ambiente (MINAM) con apoyo de la Comisión Nacional de Lucha contra la Desertificación y Sequía. Para su ejecución la Dirección General de Cambio Climático y Desertificación del MINAM, viene actualizando el Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación y la Sequía gracias al apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y del Fondo para el Medio Ambiente Mundial.

 

De este modo se fortalecerán las acciones de promoción, sensibilización y educación, sumando un decidido apoyo a la ciencia y la tecnología, las capacidades nacionales, regionales y locales, y el financiamiento. La meta es garantizar el bienestar de millones de peruanos expuestos a situaciones de vulnerabilidad frente a la desertificación y la sequía. Con ello lograremos además contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, particularmente la Meta 15.3 relacionada con la Lucha contra la Desertificación y la Neutralización de la Degradación de la Tierra, en un contexto de cambio de climático.